Conclusi贸n en l铆nea de citas ensayo

La conclusi贸n de este trabajo nos lleva a tomar como referente la importancia de [la importancia de la materia, el ensayo o el t贸pico del que estemos tratando] en [nuestra vida diaria, en el entorno que nos rodea, en el desarrollo y evoluci贸n de la tecnolog铆a, en la interacci贸n del ser humano en la sociedad, etc.], de forma que nutre en ... La conclusi贸n esta se encarga de la parte final del ensayo. En este podemos realizar un resumen de las l铆neas argumentativas principales llevando una l铆nea de la hip贸tesis y acabar mostrando nuestro propio punto de vista o una resoluci贸n final del tema. 5. ejemplos de ensayos comparativos modelo de ensayo para maestr铆a C贸mo citar un ensayo. En caso de que est茅s escribiendo un art铆culo de investigaci贸n, ya sea en calidad de estudiante o investigador profesional, quiz谩s quieras usar un ensayo como fuente. Por lo general, encontrar谩s ensayos publicados en... Partes de un ensayo (estructura) Adem谩s de cumplir con las normas de estilo APA, basarse en la siguiente estructura, garantizar谩 que tu trabajo acad茅mico posea una buena coherencia, organizaci贸n y objetividad. Aunque los ensayos abordan diferentes temas y prop贸sitos, todos comparten una estructura similar detallada a continuaci贸n ... Cabe recordar que a diferencia de un texto narrativo o descriptivo, el ensayo supone una interpretaci贸n y an谩lisis m谩s profundos de un tema. Es decir, deber谩s presenta una reflexi贸n cr铆tica y subjetiva (punto de vista personal) en un flujo natural de ideas. Conclusi贸n. Es el 煤ltimo p谩rrafo del documento. Esto demuestra el peligro de usar citas al comienzo de un ensayo. Si la cita no provoca seguir el ensayo, no prueba nada y no da nada 煤til a tu discurso. Sin embargo, si el trabajo es empezar con una cita espec铆fica o si encuentras una cita que es particularmente significativa para el tema, empezar un ensayo con una cita puede ser muy eficaz. Ejemplo de conclusi贸n de un ensayo sobre la amistad. ... Pero no en sentido de tener que cumplir con una obligaci贸n. La responsabilidad nace en el amigo como una consecuencia de su amor. Solo asi, la amistad puede resplandecer siempre, y no solo en los malos momentos. Variaci贸n: cuando vayas a citar dos o m谩s p谩rrafos, debes usar citas en bloque, incluso si el pasaje que quieres citar tiene menos de 4 l铆neas. Debes poner una sangr铆a extra de 0,6 cm (1/4 de pulgada) en la primera l铆nea de cada p谩rrafo. Luego, usa puntos suspensivos (鈥) al final de un p谩rrafo para pasar al siguiente. 鈥 Cuando cites en un ensayo, el estilo de la Asociaci贸n de la Lengua Moderna, para redactar precisa que se cite el nombre del autor y el n煤mero de p谩gina. Si citas una poes铆a, entonces tendr谩s que citar las l铆neas de la poes铆a en lugar del n煤mero de p谩gina. 4. Se trata de un argumento l贸gicamente derivado de las premisas evaluadas. 驴Qu茅 es una conclusi贸n? La conclusi贸n, como lo indica su nombre, derivado del lat铆n conclus沫o (literalmente 鈥渃ierre鈥 o 鈥渇inal鈥), es la 煤ltima parte de un argumento, un estudio o una disertaci贸n.En ella se espera que las premisas y el desarrollo del pensamiento conduzcan a establecer algo como cierto, como ...

En boca cerrada no entran moscas - La contribuci贸n del GI a la campa帽a antisindical en M茅xico (Septiembre de 2013)

2016.06.05 18:09 ShaunaDorothy En boca cerrada no entran moscas - La contribuci贸n del GI a la campa帽a antisindical en M茅xico (Septiembre de 2013)

https://archive.is/uWVLJ
Espartaco No. 39 Septiembre de 2013
En boca cerrada no entran moscas
La contribuci贸n del GI a la campa帽a antisindical en M茅xico
El siguiente art铆culo, redactado por el Grupo Espartaquista de M茅xico, fue publicado originalmente en Workers Vanguard No. 1028 (9 de agosto de 2013).
Tal parece que la pol茅mica 鈥淎l GI se le atraganta la defensa del SNTE鈥 (Espartaco No. 38, junio de 2013) le peg贸 al Grupo Internacionalista donde m谩s le duele. En respuesta, el GI redact贸 un art铆culo de quince p谩ginas a espacio sencillo titulado 鈥淪L on Corporatism in Mexico: Games Centrists Play鈥 [La SL sobre el corporativismo en M茅xico: A lo que juegan los centristas] (internationalist.org, 5 de julio), que hasta ahora se puede consultar en red solamente y en ingl茅s [actualmente ya disponible en espa帽ol, pero no en red]. Lleno de justificaciones, distorsiones y peque帽as mentiras mezcladas con una raci贸n de calumnia, este ejercicio de demagogia ten铆a un solo prop贸sito: intentar esconder el simple hecho de que el GI no sostiene el principio proletario elemental de defender a los sindicatos, sin importar cu谩n burocr谩ticas o procapitalistas sean sus direcciones, del ataque del estado capitalista.
Al centro de la diatriba del GI se ubica nuestra respuesta al ataque del presidente Enrique Pe帽a Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), contra el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci贸n (SNTE). Impulsando una 鈥渞eforma鈥 educativa antisindical, en febrero el gobierno arrest贸 a Elba Esther Gordillo, una bur贸crata ampliamente odiada que por m谩s de dos d茅cadas hab铆a encabezado al SNTE. Asesina y corrupta hasta la extravagancia, Gordillo hab铆a cometido numerosos cr铆menes contra la clase obrera. Pero su arresto fue un ataque directo al sindicato magisterial y al movimiento obrero en su conjunto. En un volante del 4 de marzo, el Grupo Espartaquista de M茅xico exigi贸: 鈥淕obierno, 隆manos fuera del SNTE!鈥 y llam贸 por la 鈥渓ibertad inmediata de Gordillo y todos los funcionarios sindicales arrestados鈥 (ver Espartaco No. 38, junio de 2013). En M茅xico como en todas partes, es la tarea de la clase obrera limpiar su propia casa.
En cambio, Revoluci贸n Permanente No. 2 (mayo de 2013) del GI se neg贸 a defender al SNTE, descart谩ndolo como 鈥渦na agencia del estado, una polic铆a laboral cuyo prop贸sito es sustentar el poder y regimentar a los trabajadores鈥. Denunciando a nuestros camaradas por defender al sindicato, el GI recurri贸 al doble discurso centrista para ocultar su traici贸n. El art铆culo de mayo de Revoluci贸n Permanente reconoc铆a el punto obvio de que el arresto de Gordillo fue 鈥減ara aplastar a toda resistencia magisterial鈥. Pero, aunque lanzaba la consigna 鈥淧e帽a Nieto, 隆manos fuera del magisterio!鈥, evitaba describir al SNTE como lo que es: un sindicato. Como dijimos en nuestra pol茅mica, 鈥淓s una cosa o la otra: o se defiende al sindicato bajo ataque, pese a su brutal dirigencia procapitalista, o se lleva agua al molino de los rompesindicatos鈥.
Ahora el GI ha dejado a煤n m谩s clara su postura antisindical, omitiendo de su gigantesca y s贸rdida respuesta la exigencia 鈥渕anos fuera del magisterio鈥, as铆 como cualquier indicaci贸n de que el arresto de Gordillo haya podido ser un ataque al movimiento obrero. Con una franqueza fuera de lo com煤n, el GI escribi贸 que el volante del GEM 鈥渄ice que 鈥楨l arresto de Gordillo es un ataque directo contra el sindicato de maestros y contra todo el movimiento obrero mexicano, parte del programa de la burgues铆a de desmantelar los sindicatos鈥. Sin embargo, Pe帽a Nieto se ha esforzado en dejar claro que no est谩 atacando al SNTE, que mantendr谩 鈥榰n di谩logo respetuoso y constante con la dirigencia del SNTE鈥欌. Y si el Comandante en Jefe lo dice, 驴qui茅n es el GI para cuestionarlo?
Buscando encubrir su craso oportunismo, el GI se apoya en una 鈥渢eor铆a鈥 sacada de la manga, seg煤n la cual los sindicatos corporativistas como el SNTE no son 鈥渟indicatos obreros鈥, sino 鈥渆l enemigo de clase鈥 y, en 煤ltima instancia, 鈥渆scuadrones de la muerte鈥. Como explicamos en nuestra pol茅mica, el corporativismo ha sido por mucho tiempo un distintivo del capitalismo mexicano, particularmente desde el r茅gimen nacionalista de izquierda de L谩zaro C谩rdenas en los a帽os treinta. A trav茅s de este sistema, los grandes sindicatos, primariamente agrupados en la Confederaci贸n de Trabajadores de M茅xico (CTM), han sido componentes integrales del PRI, y el gobierno instala y retira bur贸cratas sindicales (鈥渃harros鈥) a voluntad. 鈥淎 cambio 鈥攅scribimos鈥, estos 鈥榗harros鈥 vigilaban los sindicatos para el estado, purgando y a menudo asesinando a obreros disidentes y benefici谩ndose generosamente de la corrupci贸n鈥. Pero incluso los sindicatos m谩s integrados al aparato estatal se han visto forzados a librar algunas luchas contra la campa帽a capitalista para extraer m谩s ganancia del trabajo de sus afiliados, particularmente en las 煤ltimas d茅cadas, desde que la estructura corporativista empez贸 a agrietarse.
Tomando como criterio el grado de burocratismo y violencia, y no el an谩lisis de clase, el GI descarta m谩s o menos a la mitad de los sindicatos de M茅xico, neg谩ndose a defenderlos cuando son atacados. Buscando manipular la rabia de los obreros contra sus dirigentes sindicales para impulsar una l铆nea rompesindicatos, el GI le pone una delgada capa de barniz rojo al extendido prejuicio peque帽oburgu茅s contra los sindicatos en M茅xico y otras partes.
Lo que lleva al GI a tildar al GEM de 鈥渟ocialistas cetemistas鈥 es su apetito de acomodarse al nacionalista burgu茅s Partido de la Revoluci贸n Democr谩tica (PRD). Ni toda su ofuscaci贸n puede ocultar el hecho de que los 煤nicos sindicatos que el GI reconoce como genuinos son aqu茅llos cuyos l铆deres son leales al PRD, mientras que aqu茅llos m谩s cercanos al PRI o afiliados a 茅l son 鈥渆l pu帽o armado de la burgues铆a鈥.
Los dirigentes sindicales pro-PRD atan a los obreros a la burgues铆a mexicana impulsando la ideolog铆a nacionalista y sembrando ilusiones en la reforma del estado capitalista, recurriendo a sus propios m茅todos burocr谩ticos para reforzar su control de los sindicatos. Para el GI, esto significa 鈥渦na diferencia de clase entre los organismos laborales de car谩cter estatal y los nuevos sindicatos 鈥榠ndependientes鈥欌 (茅nfasis en el original), como proclama en su respuesta. Aunque el GI admite que los l铆deres sindicales properredistas est谩n pol铆ticamente atados a la burgues铆a, afirma que 鈥渘o son funcionarios del estado o del partido gobernante, ni dirigentes que respondan al gobierno, y no a las bases sindicales鈥. As铆, para el GI, el apoyo de los l铆deres al PRD evidencia que los afiliados controlan a su sindicato. Los militantes que desaf铆en la colaboraci贸n de clases de esos bur贸cratas no tardar谩n en llegar a una conclusi贸n diferente.
Desconcertados por la realidad
Las acciones del sindicato minero SNTMMSRM en particular pusieron al GI en un verdadero aprieto. El SNTMMSRM, que sol铆a ser uno de los pilares m谩s s贸lidos del viejo sistema corporativista, ha sido durante la 煤ltima d茅cada uno de los sindicatos m谩s combativos del pa铆s. El esquema del GI sencillamente no puede explicar ese hecho. En 鈥淎l GI se le atraganta鈥︹, se帽alamos que en 2006 el gobierno del Partido Acci贸n Nacional fue tras este sindicato para deponer y encarcelar a su l铆der, Napole贸n G贸mez Urrutia, detonando con ello una serie de poderosas huelgas. Entre ellas hubo una huelga nacional que el GI descarta por haber durado 鈥渘o m谩s de 72 horas鈥.
M谩s importante fue la combativa huelga de 2006 en L谩zaro C谩rdenas, Michoac谩n, que el GI no menciona m谩s que de pasada. La huelga 鈥攓ue dur贸 鈥渘o m谩s de鈥 141 d铆as鈥 resisti贸 el ataque de unos 800 polic铆as, al costo de la vida de dos obreros, y obtuvo una victoria aplastante, incluyendo conquistas econ贸micas y el reconocimiento del sindicato y de su l铆der. Como se帽alamos en el mismo art铆culo, 鈥淓l GI se neg贸 a defender a la direcci贸n del SNTMMSRM o al sindicato mismo contra el estado, sin duda debido a la direcci贸n charra del sindicato y su historia de afiliaci贸n al PRI鈥. El art铆culo continuaba:
鈥淧refigurando su l铆nea de que el arresto de Gordillo fue 鈥榰n ajuste de cuentas en las altas esferas del poder鈥, el GI afirm贸 que el ataque contra G贸mez Urrutia fue un 鈥榓juste de cuentas dentro del r茅gimen鈥 (aun cuando el PRI no estaba en el poder). Aunque llamaba vagamente a 鈥榬echazar este golpe de fuerza del gobierno鈥, El Internacionalista/Edici贸n M茅xico No. 2 del GI omit铆a cualquier llamado a la victoria de las huelgas o por el retiro de los cargos que enfrentaba el l铆der sindical鈥.
Afirmando que 茅sta no es sino otra de las 鈥渃alumnias鈥 de WV, la respuesta del GI cita con mayor amplitud su art铆culo de 2006, confirmando de paso que no llam贸 por la victoria de la huelga ni por el retiro de los cargos contra el l铆der sindical. Tras una serie de dolorosas contorsiones aparentemente dise帽adas para dar la impresi贸n de que tambi茅n ellos defienden al sindicato minero, el GI cita un art铆culo, fechado en febrero de 2008, sobre la huelga de Cananea, Sonora, que hab铆a estallado el 30 de julio de 2007. Tras una serie de huelgas que el sindicato estall贸 por todo el pa铆s durante un periodo de dos a帽os, el GI empez贸 a percibir que su l铆nea no era muy popular que digamos entre los mineros combativos.
Sin atenerse a su posici贸n, pero sin repudiarla tampoco 鈥攑ues el GI es tan infalible como propenso a girar seg煤n la direcci贸n del viento鈥, balbuce贸 unas l铆neas diciendo que de hecho s铆 piden 鈥渜ue se retiren todos los cargos contra los l铆deres de las supuestas organizaciones obreras鈥. No sabemos cu谩ntas huelgas tiene que estallar un sindicato para que el GI retire la calumniosa etiqueta de 鈥渟upuestas鈥. Pero bast贸 con que el GEM y la Liga Comunista Internacional defendi茅ramos al sindicato minero, a sus huelgas y a sus l铆deres, 隆para que estos hip贸critas nos acusaran de justificar a los 鈥渆scuadrones de la muerte鈥!
Intentando reconciliar la demostrada combatividad de los mineros de Cananea con su l铆nea de que su sindicato no es m谩s que un nido de polic铆as burgueses, ahora el GI declara, con un cinismo pasmoso, que la secci贸n 65 de Cananea ha 鈥渞oto parcialmente鈥 con el sindicato nacional. Esto es una mentira que har铆a enfurecer a cualquiera de esos mineros. A tres a帽os de que la polic铆a rompiera su huelga, la secci贸n 65 se niega a volver al trabajo. Todo este tiempo, los mineros han exigido que la compa帽铆a reconozca a su sindicato y el gobierno federal a G贸mez Urrutia como su l铆der.
Cada vez m谩s perdidos en su laberinto
El GI intenta mostrar que hered贸 su l铆nea rompesindicatos de la LCI y que ahora la sostiene en contra de nuestra 鈥渄egeneraci贸n鈥. Con este fin, su mamotreto reproduce trece citas de Espartaco y de WV de entre 1987 y 1996. S贸lo quisi茅ramos que los lectores estudiaran esos art铆culos. No encontrar铆an una sola frase en el sentido de que los sindicatos afiliados al PRI sean meras agencias del estado burgu茅s. Tampoco encontrar铆an la menor negativa a defender a sus l铆deres contra el estado burgu茅s. Como escribi贸 el GEM en 鈥溌omper con todos los partidos burgueses: PRI, PAN, PRD!鈥 (Espartaco No. 14, oto帽o-invierno de 2000): 鈥淓n concordancia con su concepci贸n de s铆 mismos como caudillos infalibles, los dirigentes del GI Norden y Negrete imaginan que, dado que ellos sosten铆an tal o cual posici贸n a espaldas del partido cuando ellos todav铆a eran miembros de la LCI, 茅sta ten铆a que ser 鈥榣a l铆nea鈥 de nuestra organizaci贸n鈥.
Cuando se le confronta con la evidencia, el GI opta por una retirada subrepticia. Un ejemplo es el caso de Joaqu铆n Hern谩ndez Galicia (鈥淟a Quina鈥), l铆der del sindicato petrolero SRTPRM, afiliado al PRI, de la compa帽铆a petrolera nacional Pemex. Cuando 鈥淟a Quina鈥 fue arrestado en enero de 1989, publicamos art铆culos en su defensa tanto en WV (cuando Norden era editor) como en la edici贸n en espa帽ol de Spartacist. En la pol茅mica de WV No. 1025 citamos el punto central de esos art铆culos, en los que se hac铆a referencia a la Uni贸n Sovi茅tica, que la contrarrevoluci贸n capitalista a煤n no destru铆a:
鈥淟os trotskistas, que comprendemos el car谩cter de clase de la URSS como un estado obrero a pesar de su degeneraci贸n burocr谩tica bajo el dominio estalinista, y por tanto la defendemos contra el imperialismo, defendemos de la misma manera a los sindicatos contra los patronos, a pesar de la burocracia entreguista que se asienta sobre estos reductos de poder obrero... Quienes no defienden a la Uni贸n Sovi茅tica tampoco pueden defender al sindicato petrolero en M茅xico鈥.
鈥擲partacist No. 22, abril de 1989
Aquellos art铆culos tambi茅n citaban la frase que escribi贸 Le贸n Trotsky en su libro En defensa del marxismo (1939): 鈥淓n el 煤ltimo an谩lisis, un estado obrero es un sindicato que ha tomado el poder鈥.
A 17 a帽os de que sus fundadores desertaran del trotskismo, el GI finalmente ha repudiado aquellos art铆culos program谩ticos. Pero incluso su repudio es deshonesto y pol铆ticamente cobarde. El GI escribe que aquel art铆culo, 鈥渁unque correctamente defend铆a a La Quina, equivocadamente pon铆a un signo de igualdad entre el STPRM [sic] y los sindicatos t铆picos de EE.UU.鈥 y era 鈥渁mbiguo y contradictorio鈥 respecto al car谩cter de clase de los sindicatos corporativistas.
Como un calamar que se siente amenazado, el reflejo natural del GI es secretar una nube de tinta para cubrir su huida hacia un lugar seguro. As铆, lanza las calumnias venenosas de que defendemos escuadrones de la muerte y de que hemos 鈥渁yudado y justificado鈥 al estado en su represi贸n del GI...sin siquiera molestarse en inventar cu谩ndo, d贸nde y c贸mo tuvo lugar esa 鈥渁yuda鈥. La calumnia es el recurso cl谩sico de quien est谩 pol铆ticamente en quiebra. Los lectores concienzudos no ser谩n enga帽ados. Como escribi贸 un suscriptor en una carta del 22 de julio a WV: 鈥淟o que es m谩s notable es que el GI evade completamente la cuesti贸n rusa en su art铆culo鈥. El autor contin煤a:
鈥淪i los l铆deres impuestos de los sindicatos corporativistas en M茅xico son, como escribe el GI, rompehuelgas violentos, asesinos y procapitalistas (y en verdad lo son), 驴por qu茅 entonces no ubican a los estalinistas rusos, que asesinaron a Trotsky y al n煤cleo del Partido Bolchevique, que masacraron a much铆simos m谩s obreros que 鈥淟a Maestra鈥 [Gordillo] ha conocido, en el mismo saco que a ella? Hasta donde se sabe, las acciones de los estalinistas, tanto en Rusia como internacionalmente, hicieron m谩s da帽o al movimiento obrero que las de cualquier l铆der charro mexicano鈥.
驴Y qu茅 hay de la analog铆a con los sindicatos estadounidenses? Como nacionalistas latinoamericanos comunes, el GI acusa de 鈥済ringa鈥 a la LCI mientras les lava la cara a los bur贸cratas sindicales estadounidenses comprados por el imperialismo. El GI escribe que 鈥渃on suprema arrogancia (e ignorancia) imperialista, [los espartaquistas] sostienen que M茅xico no difiere de EE.UU., que los 鈥榮indicatos鈥 con escuadrones de la muerte que asesinan a decenas de sus miembros (m谩s de 100 maestros tan s贸lo en Oaxaca) son lo mismo que los Teamsters bajo la direcci贸n de Jimmy Hoffa鈥. Bueno, Jimmy Hoffa no era ning煤n santo. M谩s en general, para el GI la ayuda de la AFL-CIO para montar sangrientos golpes de estado a lo largo de Am茅rica Latina, que resultaron en la muerte de cientos de miles de obreros y campesinos, no es nada comparado con la violencia asesina de los l铆deres del SNTE. Y adem谩s est谩 la participaci贸n de la burocracia de la AFL-CIO en la promoci贸n y fundaci贸n de 鈥渟indicatos libres鈥 en Europa Oriental 鈥攃entralmente la polaca Solidarno艣膰 en los a帽os ochenta, que sirvi贸 como punta de lanza para la contrarrevoluci贸n capitalista en el bloque sovi茅tico鈥.
鈥淎mbiguo y contradictorio鈥: Lo que queda de las pretensiones trotskistas del GI
La afirmaci贸n de que la LCI alguna vez sostuvo la l铆nea antisindical del GI es simplemente risible. La secci贸n mexicana de la LCI se consolid贸 en julio de 1990 mediante la fusi贸n del GEM con la Fracci贸n Trotskista (FT), compuesta de antiguos dirigentes del Partido Obrero Socialista (POS, hoy Liga de Trabajadores por el Socialismo). 脡stos hab铆an sido expulsados de aquella organizaci贸n morenista por su solidaridad con la intransigente defensa que la LCI daba a la URSS y a los estados obreros deformados contra las fuerzas en ascenso de la contrarrevoluci贸n capitalista y con nuestro llamado por la revoluci贸n pol铆tica proletaria contra las burocracias estalinistas. Y la defensa de 鈥淟a Quina鈥 como una aplicaci贸n concreta de la postura proletaria de clase cumpli贸 una funci贸n importante en el proceso de fusi贸n y en el armamento pol铆tico del GEM, en contraste con el grueso de la izquierda mexicana, que se neg贸 a defenderlo usando esencialmente los mismos argumentos que hoy usa el GI.
El documento de mayo de 1990 鈥淧rincipales puntos de acuerdo鈥 entre la LCI y la FT 鈥攗na declaraci贸n amplia鈥 aport贸 una base concisa, junto con la plataforma de la propia FT, para proceder a la fusi贸n. El punto nueve del documento dice:
鈥淒efender a los sindicatos obreros contra el ataque del estado burgu茅s, como en el caso del 鈥榖azukazo鈥 en contra de 鈥楲a Quina鈥 y el sindicato de trabajadores de PEMEX (hist贸ricamente uno de los sindicatos m谩s poderosos en M茅xico). Esto no significa 鈥榓poyo pol铆tico鈥 a tales dirigentes burocr谩ticos sino una posici贸n de clase clara: completa independencia de los sindicatos respecto al estado burgu茅s. Condenar la capitulaci贸n al gobierno mexicano por parte del PRT [mandelista] y el PTZ [predecesor del POS] durante estos eventos. Luchar por la direcci贸n revolucionaria de los sindicatos; por fracciones sindicales sobre la base del Programa de Transici贸n鈥.
Negrete, hoy del GI, desempe帽贸 un papel clave en la redacci贸n de este documento y en todo el proceso de fusi贸n del GEM con la FT. Pero eso era entonces.
Ahora que ha repudiado la base de clase por la cual la LCI defendi贸 a 鈥淟a Quina鈥, 驴c贸mo puede el GI considerar correcta la defensa de aquel g谩ngster pri铆sta? As铆 lo aclara el GI: 鈥淭ras su arresto, era absolutamente necesario defender a La Quina y exigir su liberaci贸n, porque en el momento en que Salinas lo persegu铆a, era un l铆der que hab铆a roto parcialmente con el sistema corporativista y que de manera no muy discreta hab铆a apoyado a C谩rdenas en las elecciones presidenciales de 1988鈥.
As铆 que eso es lo que hace falta para romper, al menos parcialmente, 鈥渃on el sistema corporativista鈥 y para pasar de ser una agencia policiaca a un sindicato (驴semi?) genuino: apoyar al PRD. Nosotros nos quedamos con Trotsky. En su ensayo de 1940 鈥淟os sindicatos en la era de la decadencia imperialista鈥, Trotsky resumi贸 los principios gu铆a en la lucha por transformar los sindicatos en instrumentos de lucha revolucionaria 鈥攅n M茅xico y en otras sociedades capitalistas鈥 como 鈥渋ndependencia total e incondicional de los sindicatos respecto del estado capitalista鈥 y 鈥渄emocracia sindical鈥. Con respecto a todos los sindicatos, esto significa luchar por deponer a los bur贸cratas procapitalistas sobre la base de la oposici贸n a todos los partidos burgueses.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/39/antisindical.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


Video tutorial 驴C贸mo integrar citas textuales en un ensayo ... El ensayo: P谩rrafo de conclusi贸n (4/4) Conclusiones y Recomendaciones Ensayo paso por paso V铆deo 8 hacer introducci贸n y conclusi贸n en un trabajo de ... Como hacer la conclusion de un trabajo escrito en word ... C脫MO ELABORAR ENSAYOS, CONCLUSI脫N

5 馃Ejemplos de ensayos馃(Bien Explicado)

  1. Video tutorial 驴C贸mo integrar citas textuales en un ensayo ...
  2. El ensayo: P谩rrafo de conclusi贸n (4/4)
  3. Conclusiones y Recomendaciones
  4. Ensayo paso por paso
  5. V铆deo 8 hacer introducci贸n y conclusi贸n en un trabajo de ...
  6. Como hacer la conclusion de un trabajo escrito en word ...
  7. C脫MO ELABORAR ENSAYOS, CONCLUSI脫N

C贸mo redactar la conclusi贸n de un trabajo ... Conclusiones y Recomendaciones en trabajo de grado o tesis ... conceptos esenciales y t铆tulo - Gu铆a para elaborar un ensayo ... En este video tutorial te ense帽amos como hacer las conclusiones para un trabajo escrito en word 2010 Cr茅ditos Free intro template from SonyVegasPro1 svp-onli... En este video tutorial se muestra c贸mo insertar citas textuales en la elaboraci贸n de ensayos. Ensayo - introducci贸n - cuerpo - conclusi贸n - bosquejo - tesis. This feature is not available right now. Please try again later. 喈溮┷炢┼疁 lea la descripci脫n del v脥deo 喈溮┷炢┼疁 This video is unavailable. Watch Queue Queue. Watch Queue Queue IDENTIFICANDO CONCLUSI脫N EN UN TEXTO 驴QU脡 ES LA LA CONCLUSI脫N ? - Duration: 4:52. ... 驴C贸mo hacer la INTRODUCCION de un ensayo?馃摑馃搾馃摉 - Duration: 7:19. Comunidad Exitosa 259,759 views ...